© 2018 Casas Rurales Almoguer 

Llama ahora para hacer una reserva:

653667456​

Locación

Nuestro alojamiento se  encuentra en el centro del pueblo y término de Frailes es un bello lugar, acogido a las faldas de la Martina, en los límites del Reino de Jaén con el de Granada, perteneciente a la antigua Abadía de Alcalá la Real, fue un lugar de recreo inigualable en otros tiempos por su riqueza en aguas y su nostálgico Balneario.

 

A media ladera del cerro y partido por los ríos Chorrillo y Soto Redondo, de modo caprichoso y desigual, se conforma la Villa de límites cabales, de calles empinadas y zigzagueantes con pequeños rellanos aptos para el descanso, sombreados por parrales en donde las macetas y los tiestos cobran risueño protagonismo. Aquí, de tramo en tramo, se abren pequeños huertos familiares dando la sensación de vivir en suelo agrario a la vez que urbanizado.

El agua nace en su mismo corazón y circula por todo su cuerpo en fuentes, veneros y manantiales, en arroyos y riachuelos. Sus aguas, frescas y limpias, son un verdadero regalo del cielo, pues fecunda la tierra, alimenta a humanos y animales y atrae a vecinos y visitantes. Pero la corriente del río, engalanada por sus puentes, separa y une el caserío coronado por la torre del campanario de su iglesia parroquial, desde donde el repiqueteo de las campanas rompe el normal silencio del ambiente. El agua es la esencia de Frailes.

La ermita de San Pedro en la salida del pueblo hacia la Hoya, la de San Antonio en el barrio de su nombre y casi enclavada en la sierra y la del Calvario, son lugares que invitan al retiro y la tranquilidad.

Villa de estratégico enmarque, de serenos atardeceres y alegres despertares, de gentes buenas, amantes de su tierra y dispuestas a la hospitalidad.

Su población, de gentilicio 'fraileros', es de 1.775 habitantes, que se distribuye por un dilatado casco urbano, debido al binomio casa-huerto, por el que cada casa tenía una extensión más o menos amplia de huerto y por núcleos diseminados como Los Rosales, Majada Abrigada, Los Bailaores, Los Barrancos, Cañada Alcalá, Cañada Nogueras, Cerrillo del Ciego, La Dehesilla, El Nogueral, Las Parras, Puerto Blanco y Solana de la Parra. Esta dispersión y el terreno abrupto caracterizan también esta área como de difícil comunicación.